Turismo & Ocio< Volver

La transformación del sector de cruceros: nuevas tendencias

03, May. 2018

El negocio de cruceros está en constante evolución. Los nuevos barcos ofrecen más espacios al aire libre y vistas al mar, con paseos, cubiertas extensas, y pasarelas transparentes. Pequeños botes, alternativas fluviales y rutas de expedición también están en auge, con más itinerarios en destinos de agua fría como Islandia, Groenlandia y distintas regiones polares. La imagen de esta tipología de turismo ha cambiado radicalmente, y ya no se asocia tanto al lujo como a la experiencia, una característica muy valorada en los tiempos que corren. El logro de las compañías de cruceros a la hora de aumentar el número de pasajeros se fundamenta en el hecho de que, además del tradicional mercado de clase alta, también han conseguido captar a las clases medias, además de contar con el público de edad avanzada, están consiguiendo atraer a un público más joven.

 

Las empresas están transformando el sector a través de una serie de innovaciones y ofertas. Algunas tendencias clave son:

 

1. Innovaciones tecnológicas:

 

Las líneas de cruceros están implantando la tecnología “friendly”, que ya se encuentra al alcance de cualquier tipo de viajero. Estas novedades brindan una experiencia personalizada e ininterrumpida mientras el usuario se encuentra a bordo. Abarcando llaveros, pulseras, collares y demás dispositivos, la tecnología portátil interactúa con los sensores del barco para ofrecer toda clase de servicios.

Esto garantiza la independencia y autonomía del viajero, ya que en el pasado dependía únicamente del personal de a bordo para cualquier tipo de gestión y búsqueda de información. La revolución tecnológica está procurando la independencia de los cruceristas. En el futuro, podrán manejarse en estos entornos como pez en el agua, disponiendo de todos los recursos necesarios de manera instantánea, con un extenso abanico de posibilidades, y con el personal dedicado enteramente a mejorar la Experiencia de Cliente.

 

2. Alternativas saludables:

 

Los turistas buscan cada vez más viajes de salud y bienestar, y la industria de cruceros está respondiendo con experiencias para la mente y el cuerpo. Hoy en día podemos encontrar a bordo seminarios dirigidos por expertos, programas de ejercicios personalizados, técnicas de manejo del estrés y servicios de spa. También hay itinerarios completos dedicados al control de peso y vida saludable, que incluyen menús para una amplia variedad de necesidades dietéticas.

Antaño no existía una concienciación tan extendida sobre el cuidado de la salud durante las vacaciones. Los cruceristas solo disponían de una oferta concreta, basada en un turismo de sol y playa donde no cabían el deporte y los buenos hábitos alimenticios. Todo se limitaba a espacios públicos diseñados para el confort, salas de estar, bares, espectáculos y otros ambientes únicamente orientados a actividades lúdicas. Dentro de unos años, la micro-segmentación creará un catalogo de ofertas tan definido y variado que cualquier usuario encontrará su crucero ideal, adaptado íntegramente a su estilo de vida y a sus objetivos de viaje.

 

3. Cruceros fluviales:

 

Los cruceros fluviales en pequeñas flotas continúan ganando popularidad entre los viajeros, y más concretamente dentro del público millennial. Su creciente prestigio ha hecho crecer la demanda de forma exponencial, multiplicándose el número de proveedores que continúan encontrando nuevas y revolucionarias formas de diferenciar sus productos. En este ámbito podemos destacar los cruceros temáticos, que aprovechan las cualidades del entorno para ofrecer rutas únicas y atraer a usuarios con gustos específicos.

Esta modalidad venía siendo un nicho destinado a públicos minoritarios. Su grado de conocimiento era limitado, al tiempo que los grandes cruceros marítimos eclipsaban cualquier otra posibilidad con sus campañas de marketing. La globalización ha generado usuarios que están cada vez más informados, al tiempo que las nuevas generaciones solicitan experiencias que les permitan tomar contacto con las comunidades locales. Todo esto ha potenciado el número de cruceristas fluviales, que continuará incrementándose de cara a las próximas décadas.

 

4. Islas privadas:

 

Las líneas de cruceros están dando un paso más allá, y para los huéspedes “delicatessen” ya ofertan experiencias en islas privadas, asegurando que podrán descansar y relajarse en entornos únicos.

Si bien los cruceros de lujo se limitaban a la atención personalizada, la alta cocina y los grandes espectáculos, las compañías están abandonando este tridente ante un evidente cambio en las preferencias. Las rentas altas buscan sentirse aisladas, en entornos vírgenes donde la desconexión digital sea una posibilidad sin fisuras: estos pilares están redefiniendo el concepto de exclusividad de cara al futuro.

 

5. Mayor diferenciación:

 

Tradicionalmente los cruceros estaban destinados a familias o parejas, con viajes inter-generacionales en los que se compartían todos los espacios del barco. No existía diferenciación alguna, y la experiencia era uniforme.

 

Con el advenimiento de la generación millennial, no son pocas las compañías que ofertan travesías destinadas a públicos de entre 20 y 40 años, que viajan con amigos o en solitario. Se ha roto el paradigma, y en el futuro los cruceros personalizados serán el patrón a seguir.  Se tiende a segmentar por áreas: zonas para para adultos, donde los padres puedan disfrutar de unos instantes a solas mientras sus hijos asisten a clases o pasan el rato haciendo actividades; o, en el caso contrario, piscinas privadas para solteros donde puedan socializar con otros cruceristas.

 

Para Ángel García Butragueño, Co-Director del Barómetro Turístico BRAINTRUST, los cruceros son una fuente de ingresos sólida, que cuenta con una legión de adeptos cada vez más fiel, y que supone un reto constante para el sector.  Hoy en día hay una extensa gama de ofertas. Este hecho ha revalorizado los servicios de las agencias de viajes, ya que los agentes pueden proporcionar información precisa para aprovechar al máximo estas travesías: por ejemplo, actividades para niños, seguros asociados, horarios de comidas y ubicaciones específicas, excursiones exclusivas, guías dedicados, entre otras ventajas. Muchas agencias tienen acceso a ofertas y descuentos que no están disponibles para los consumidores que operan directamente y, además, los agentes tienen la capacidad de reservar en grandes cantidades, consiguiendo precios mucho más bajos y accesibles.

 

Para José Manuel Brell, Co-Director del Barómetro Turístico BRAINTRUST, los cruceros son muchos viajes en uno, y eso posibilita la venta de los mismos a distintas tipologías de clientes, que conviven en barcos, que ya son ciudades inteligentes en medio del mar. Este es un tipo de turismo que evolucionará rápidamente, incrementará su auge, adoptando propuestas de valor distintas para públicos distintos, dentro de un mismo producto, del que hoy en día sólo las agencias de viajes tienen un conocimiento exhaustivo, asesorando y añadiendo valor a un viajero que, por su cuenta, no tendría si reservara directamente.

 

En BRAINTRUST podemos ayudarte a conocer mejor este nicho de mercado. Disponemos de los mejores medios para asesorarte en la configuración de propuestas de valor que optimizarán tu presencia como marca.

¿Quieres obtener información detallada? Ponte en contacto con nosotros y solicita nuestro Barómetro Turístico, el soporte metodológico que determina la disposición del mercado a viajar, así como las tendencias que permiten a todos los proveedores de la industria de viajes identificar oportunidades de negocio y ajustar su oferta a las preferencias de los consumidores.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies.