En numerosas ocasiones nos hemos asomado desde esta página al fenómeno de la transformación digital, y no podemos hacer menos, dad la convicción de que se trata de un proceso que obliga a las compañías a estar siempre en movimiento, y que está directamente relacionado con disciplinas de nuevo cuño y que forman parte del core de BRAINTRUST como es la Experiencia de Cliente.

Tal es así que empieza a utilizarse cada vez con más frecuencia la expresión “Transformación de Cliente”, como resultado de la suma de las habilidades requeridas para conducir ambos itinerarios en el seno de las empresas. Si hasta ahora se ha puesto en numerosas ocasiones el foco en la inyección que supone la tecnología digital para la omnicanalidad y la generación de experiencias, gana recorrido la exigencia en sentido inverso; es decir: no es posible considerar acertada ninguna trayectoria por la senda de la transformación sino lleva aparejada una comprensión multidimensional, ágil y flexible del ciclo de vida de los clientes.

Por eso es útil tomar nota de las estadísticas al respecto, que nos permiten situarnos frente al espejo y preguntarnos: ¿estamos en línea con las opciones mayoritarias del mercado? Un “sí” o un “no” difícilmente serán las respuestas correctas. La mejor respuesta a esta pregunta es determinar hasta qué punto coincidimos con la tendencia, y ser hábiles para plantearnos la cuestión más difícil: ¿por qué? ¿Nos sirve en nuestra hoja de ruta? ¿Debemos modificar algo? ¿Hemos pasado algo por alto?

Las referencias de los datos de la siguiente infografía no pueden ser más elocuentes: una encuesta elaborada por IDC en asociación con Comcast, conducida entre 875 empresas de más de 100 empleados en Estados Unidos.

Impulsos y Barreras de la Transformación Digital

Origen de los Datos: Comcast
Infografía: elaboración propia
Photo by Jorge Gonzalez on Unsplash