La sabiduría popular china tiene un refrán que se ha repetido hasta la saciedad: toda crisis es una oportunidad. Eso no quiere decir que haya que dar la bienvenida a las crisis, ya que suponen, se quiera o no, una época de desgarros sociales, económicos y hasta personales. Pero es cierto que cada periodo de crisis deja tras de sí innumerables cambios que en algunos casos suponen un avance en múltiples órdenes y un progreso para el mundo.

¿Puede ser este el caso que nos ocupa con la crisis del denominado “coronavirus” COVID-19, que nos ha puesto en jaque a escala mundial en unos niveles sin precedentes en la gestión de un desafío sanitario? Es pronto para saberlo, pero son cada vez más voces, y muchas de ellas autorizadas, las que avanzan que esta crisis tan inesperada como fortuita puede tener como consecuencia una aceleración en el cambio de modelo económico y social que se viene apuntando desde hace años: la Transformación Digital de la sociedad, de la economía y de las relaciones personales con un grado de profundidad inédito.

En escenarios todavía demasiado tempranos para cuantificar el avance de esta transformación, desde BRAINTRUST hemos querido tomar nota de algunos datos que podrían estar refrendando esa percepción. En algunos casos hablan de la tendencia imparable de la e-salud, en otros diagnostican brechas que podrían estrecharse en este tiempo, y en otros nos sitúan en cifras claras sobre patrones de consumo. En todos los casos, hablan de las razones que explican una transformación digital integral, tome el tiempo que tome en producirse: más eficiencia, mayor conveniencia y mejor experiencia de cliente.

Estos son algunos de los ‘facts’ digitales de esta crisis sanitaria, logística y económica sin precedentes:

Datos: múltiples orígenes.
Infografía: elaboración propia.