Probablemente uno de los términos sobre los que existan más citas literarias es el de “crisis”, pero pocas como esta del filósofo español Eugenio Trías permiten explicar con tanta claridad el momento que atravesamos: “En esta vida hay que morir varias veces para después renacer. Y las crisis, aunque atemorizan, nos sirven para cancelar una época e inaugurar otra”.

Son cada vez más voces las que afirman que, descontando la incidencia sanitaria, el principal componente de la crisis COVID-19 es que acelera y acentúa los cambios que la sociedad ya venía registrando. El historiador Yuval Noah Harari, en una entrevista reciente en Channel 4, explicaba cómo por ejemplo su universidad ha pasado de llevar 20 años debatiendo si hacer online algunos cursos, a mover toda su formación al terreno digital en apenas una semana. Son buenos tiempos para aquellos que a pesar de las dificultades inviertan en lo digital y en la comunicación, y malos para quienes presa del pánico recorten en “gastos” que en realidad son inversiones.

De eso, de cómo echarle imaginación a este momento tan complicado, no solo para sortear la crisis sino para salir bien parado de ella, trata la infografía de este mes. No son ejemplos etéreos, cada uno procede de casos reales que se han experimentado en el primer país que ha vivido el azote de la pandemia, China, tal como se pueden leer en la prestigiosa Harvard Business Review. Quien reinvente hoy la rueda, tendrá más mercado mañana.  Quizás sea tiempo de ser prudentes, pero igual también de decidir con imaginación.